Antonio Postigo

From WikiResidencias
Jump to: navigation, search

Inicios

Desde siempre me ha gustado la vida al aire libre y uno de los proyectos que tenía entre manos era realizar un Invernadero de Inercia Térmica. Suena muy científico pero consiste simplemente en que una parte de la estructura de dicho invernadero sea capaz de almacenar calor solar para después liberarlo cuando la temperatura ambiente desciende, previniendo que los cultivos dentro del invernadero perezcan. Con esta idea en mente, una tarde de verano soriana conocí al gran equipo que forma La Noguera, durante una presentación del Voluntariado Europeo en pleno centro de la ciudad. Allí descubrí el concepto de "Autoresidencia" y me pareció un lugar magnífico para llevar a cabo mi idea.


Conceptos básicos

Para almacenar el calor de la radiación solar pensé en utilizar bidones de 220l negros rellenos de agua y tierra alternativamente, que colocados en hilera formarían la pared norte del invernadero ya que en el hemisferio norte es la pared que menos sol recibe. Debido a la dificultad que tuve para encontrarlos a un buen precio y a lo aparatoso de transportarlos hasta el lugar de construcción, me decanté por realizar una pared de adobe, que también tiene buena inercia térmica y además, era la opción más económica y divertida (gustos personales).


Para construirla utilicé un tablero de 1m de altura por 2m de largo. Primero lo sujeté bien entre al suelo mediante varillas de hierro corrugado de o,6m de largo y 10mm de diámetro. Después realicé la mezcla (paja, barro y arena) para realizar el adobe y lo fui colocando desde el suelo hacia arriba, siempre bien pegado al panel hasta completar la altura de 1m x los 4m de largo del pasillo. para evitar que el tablero se con¡mbara o venciera hacia delante usé refuerzos con tableros y estacas, se aprecia el detalle en las imágenes.

alt text
alt text


Pasillo escavado

Otro aspecto importante de este tipo de invernadero es mantener la temperatura lo más constante posible. Para ello escavé el pasillo a 0,5m de profundidad. Lo ideal hubiera sido unos 0,7m para aumentar el efecto, ya que a mayor profundidad menor variación térmica. Lo ideal es usar una excavadora. En mi caso tuve que regar previamente el piso para poder excavarlo al día siguiente con una pala. Si el terreno es muy arcilloso es fundamental remojarlo bien anteriormente para poder trabajarlo. Otro aspecto importante es ir cribando la tierra que se va extrayendo del pasillo para luego realizar el adobe. Así se ahorra tiempo y esfuerzo.

alt text


Arcos

Los arcos del invernadero se componen de varillas de acero corrugado, suficientemente finas para que curven naturalmente con su propio peso. El proceso para instalarlas es el siguiente:

En la parte superior del muro se insertan 3 varillas corrugadas de 0,6m. Dos varillas en los extremos y otra varilla en el medio del muro. La angulación aproximada es de 40º. Se insertan cuando el adobe está todavía blando, para que sujete a la varilla con el angulo adecuada. Justo enfrente de cada varilla, pero ya en el piso, se clavan las varillas complementarias. Se puede apreciar de que hablo en las imágenes. Posteriormente, cuando el adobe ha fraguado (al menos esperar 24h) para proceder con la unión de las varillas gordas por medio de las delgadas de 2,8m de longitud. La unión entre varillas la realicé con alambre y luego rematadas con cinta americana.


Tableros soporte del plástico

Llegados ya a este punto, sólo falta instalar el plástico. Como es arriesgado hacerlo directamente sobre las varillas de hierro corrugado, instalé una serie de listones de madera, de 2m de longitud y 5 cm de ancho aprox. Los fijé a los arcos por medio de cuerda y rematados con cinta americana. Una opción más resistente es usar directamente alambre y re-matarlo con cinta para evitar el roce directo del alambre sobre el plástico. En las imágenes se observa la disposición de los listones.

alt text

Cubierta de plástico

Finalmente, compré 16m2 de plástico de invernadero. Suficiente para cubrir la estructura de 4m de largo x 2m de ancho. Sin embargo tuve que adquirir otros 10m2 adicionales para cubrir los extremos. El plástico lo ajusté clavandolo con puntas muy finas al muro y después poniendo piedras y arena en los faldones del invernadero. también en la parte superior del muro lo sujeté utilizando tablas y piedras. (se aprecia en las imágenes el proceso).

alt text


Puerta del Invernadero

Finalmente, y tras sellar toda las estructura menos un lateral, decidí realizar una puerta con el plástico que me había sobrado del invernadero. Para ello utilicé un listón de 2m de largo para la base, otro de 1m y una varilla de 2,8m. La puerta va "encajada". Las uniones las realicé con puntas, cordel y cinta americana. Con todo esto terminé mi proyecto

alt text
alt text

Agradecimientos

Quiero dar las gracias a la Cooperativa La Noguera y a todos sus voluntarios europeos y nacionales, por proporcionarme un espacio donde realizar mi proyecto y por haberme ayudado, bien sea cavando, aconsejando o simplemente preparando la comida mientras el resto estábamos trabajando. ¡Gracias por el grandísimo ambiente que se respira!

Un abrazo,

Antonio Postigo Hidalgo.